Elaboración

Desde el otoño a la primavera, la Isla de Menorca es una pradera natural de pastos que sirven de alimento a una importante cabaña ganadera. Factores geoclimáticos son los principales responsables del sabor del Queso Mahón-Menorca.

  1. Nuestro queso está elaborado con leche cruda de vaca.
  2. Embolsando la cuajada en un lienzo de algodón denominado “fogasser”, suspendiéndolo por sus cuatro vértices.
  3. Se coloca sobre una mesa y se procede a eliminarle el suero y dar cohesión a la masa por proceso manual, moldeándo y ligándolo con un cordel llamado “lligam”.
  4. A continuación se coloca la pieza en una prensa en la cual permanece alrededor de unas ocho horas.
  5. Al retirarlo de la misma, en la cara superior del queso queda grabado en relieve un dibujo denominado “mamella”, originado por los pliegues del lienzo y el atado.
  6. Seguidamente se introduce en salmuera, solución de agua y sal, aproximadamente unas doce horas.
  7. Finalizado el proceso de elaboración, el queso es trasladado a nuestras dependencias donde se orea durante tres semanas volteándolo cada dos días.

Comienza así el desarrollo de la flora superficial, encargada, en parte, del bouquet característico de nuestro queso pasando luego a nuestras cavas de maduración, dónde se realiza el tratamiento tradicional de la corteza, consistente en una serie de volteos y el untado periódico con aceite de oliva mezclado con pimentón (que es el que le confiere el color anaranjado/pardo característico).